lunes, 26 de noviembre de 2007

POR QUÉ NO ERES UN POQUITO MÁS INDIFERENTE, COJONES?

Curioso título para un artículo. Pues sí. Así es. Y es que hoy me da la vena de dedicar este espacio a alguien que ha querido dar un aire nuevo a la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Motril, alguien que ya ha dejado su personal impronta en este mundillo cofrade tan retrotraído en algunas tradiciones sinsentido y en leyes no escritas que carecen de la más mínima coherencia.

Amigo Fermín, que malas son las malas lenguas...

Pero es que son lenguas biperinas cargadas de veneno venenoso, malintencionado e impuro, cargadas de sibilinas palabras que se esconden tras la piedra que lanzan antes de esconder la mano. Mano que sabe Dios lo que habrá hecho. A ver si en vez de piedra, un día se confunden de bolsillo y, en vez de lanzar una piedra, te lanzan un fajo de billetes que, por otro lado, pues tampoco estaría mal. Aunque, claro, quién osaría a coger ese sucio dinero proveniente de imnomiosas operaciones truculentas procedentes de engaños astutamente planeados y de robobos de jojoyas a lo Martes y Trece...

Está claro que sólo hablan aquellos que deben guardar lengua en paladar propio, y utilizar el pensamiento reflexivo para sí mismo y no para los demás... Cierto es que, hasta el que escribe estas líneas se equivoca, y se equivoca a diario, pero tengo una gran ventaja sobre "Los Otros", y es que reconozco mis errores y pido perdón, y no parezco un zombie cofrade portando la insignia correspondiente y sacando cuello por encima de la corbata para que se me vea muy bien.

Fuiste elegido presidente de la Agrupación hace ya unos meses. Y, desde el principio, dejaste muy claro que el importante cargo no te iba a cambiar, ni te ibas a dejar embaucar ni seducir por las "cosicas" de determinados cofrades motrileños. Y, afortunadamente, así ha sido. Has seguido siendo tú mismo, para bien y para mal. Quizá te estés equivocando, es posible, pero quizá no... De todos modos, creo que deberían dejarte o, mejor dicho, tienes el derecho a poseer tu propio espacio para poder equivocarte, para errar, para ser tú mismo y, transcurrido ese tiempo, poder opinar en función de lo vivido.

Pero no. Es mucho más fácil decir por decir, hablar por hablar, criticar por criticar...

Por tanto, y para concluir, siempre he defendido la libertad de la que cada cual tiene derecho a disfrutar. Con lo cual, dejemos que cada uno sea como quiera, se exprese como le apetezca, vista como mejor se sienta, y preocupémonos de ser un poquito mejores nosotros mismo y abandonemos la idea de intentar arreglar el mundo queriendo cambiar a los demás para que se parezcan a nosotros. En lo diferente estriba lo especial, en lo distinto está lo original. Si todos fuésemos como Hugo Chavez, por ejemplo, pues vaya aburrimiento, no creéis? Siempre tiene que haber alguien que suelte de vez en cuando un "por qué no te callas?".

jueves, 22 de noviembre de 2007

UN GENIO MENOS


A pesar de que lo que ha quedado más patente en estos últimos años ha sido el mal genio del que hacía gala a poco que se lo ponían a huevo, hemos de reconocer que Fernando Fernán Gómez ha sido uno de los más ilustres y polifacéticos personajes que han nacido en la piel de toro.


Quede este recuerdo como homenaje a un genio que nos deja para compartir su sabiduria en otro lugar...

domingo, 18 de noviembre de 2007

SOLO VEMOS LO QUE QUEREMOS VER

Durante el puente de Todos los Santos tuve la oportunidad de poder visitar la tierra que me vio nacer, Motril. Han sido unos días muy satisfactorios, puesto que me ha dado la oportunidad de estar con mi familia, mis amigos y saborear ese sabor que el mar de azúcar da a esta simpar ciudad.

Entre otros, he podido saludar a mi gran amigo José Santiago, con el cuál me encontré en Onda Cero, en el programa "A golpe de llamador", rememorando viejos tiempos. Al mismo tiempo, pude reencontrarme también con Fermín Anguita, con quien departí sobre diversos temas. Fue un agradabilísimo rato de conversación y risas entre amigos bien avenidos. Quise también quedar con mi buen amigo David Rodríguez, pero al final no pudo ser, puesto que tuve que llevar mi vehículo al taller para una cosita y, por ello, no pude ir a Granada. Te pido disculpas, amigo David, desde este artículo, y te emplazo para fechas navideñas en las que quedemos de todas todas.

Por otro lado, me llamó Manuel Jiménez Esparrell, actual Hermano Mayor de "Perdón y Misericordia", otra de las personas a las que aprecio especialmente. En el entorno de un sabroso café, me comunicó una noticia que me hizo temblar de emoción. Me comentó que había sido escogido para hacer la exaltación a María Santísima de la Misericordia en la Cuaresma que viene. Es algo que me produce una profunda emoción y que ya, desde hace unos días estoy inmerso en su realización. Gracias, Manolo y, claro, a todas aquellas personas que han tenido que ver en esta elección (Mari, ay ay, Mari, que grande eres).

Disfruté de unos días especiales en mi tierra.

Pues bien, recuerdo que era Sábado cuando, con unos amigos, andaba de compras por el centro comercial de Motril, cuando nos decidimos entrar a Casa Vallejo a refrescar un poco el gaznate y disfrutar de una de las cervezas más frías que se sirven en nuestra ciudad. Pues bien, me disponía a hacer mi entrada en el local cuando, oh sorpresa, vislumbro en la barra del mismo, apoyado y tomando una tapa a toda prisa a mi, antaño, Hermano Mayor en la Cofradía del Perdón y, hoy por hoy... no sé qué en la Adoración Nocturna.

Pues allí estaba. Era evidentísimo que al entrar me iba a ver, y que yo también le vislumbraría. Nuestros caminos, de modo inevitable se entrelazaban en el interior del bar. Yo no sabía que iba a ocurrir. Si me remonto a la última ocasión en que le vi, fue en el Mercadona, en compañia de mi madre, a la cual acompañaba y ayudaba a hacer la compra. Esa vez me saludó efusivamente y con gran alboroto y jolgorio. Está claro que no entendía por qué lo hacía, pero, al estar mi madre delante, y por tal de no darle un sofocón diciéndole el por qué tenía que venir a saludarme después de todo el mal que me había hecho en la cofradía, pues decidía seguirle la corriente de un modo políticamente correcto. Pero es claro y evidente que yo no debo nada a ese hombre, ni él me debe a mi nada (no hablo de lo que pueda deber a otros, hablo de lo que me debe a mi). Retomo la historia...

Cuando me disponía a entrar, noto con gran certeza y sin demasiado sorpresa cómo el se ha dado cuenta de mi presencia. Me ha visto, a lo cual, acto seguido, gira la cabeza y mira para otro lado. Acababa de hacer lo que debería haber hecho siempre que me hubiese visto después de todo lo que ocurrio en la Junta de Gobierno en aquella época en la que me trataron tan impunemente.

En cierto modo me alegré de que ocurriese. No me siento cómodo saludando a esa persona. No voy a contar todo lo que se de Él, que es mucho, y con pruebas testimoniales y físicas de algunas de las "cosas" que ha hecho esta persona, pero si es cierto que no me apetece que su vida y la mía vuelvan a cruzarse. Creo que Jesús le habría perdonado, es cierto. En mi caso también está perdonado, pero yo voy más allá, está perdonado, pero también está olvidado.

Cierto es que la anécdota duró unos segundos, pero suficientes para dar pie a esta reflexión. Y ahí os la dejo para que la concluyáis a vosotros...

Lo único que dejó como colofón es que errores cometemos todos, y todos los días. Cuando nos equivocamos, primero pedimos perdón si a alguien hemos ofendido y, en segundo lugar, rectificamos o intentamos rectificar. Si somos hermanos, todos deberíamos perdonar. Pero claro, lo primero que tenemos que hacer es reconocer nuestras faltas y, en algunos casos, no son capaces de reconocer lo malo que han hecho, y lo único que hacen es fantasmear, echar cortinas de humo, darse golpes de pecho y girar la cabeza hacia otro lado...

Y LLEGAMOS A LAS 1000

GRACIAS A TODOS POR LAS MIL Y PICO DE ENTRADAS A LA PÁGINA. DE TODO CORAZÓN, GRACIAS.

OS INTENTARÉ COMPENSAR CON MÁS REFLEXIONES PARA QUE, CUANDO OS PASÉIS POR AQUÍ, ENCONTRÉIS BUENOS MOMENTOS...

UN SALUDO A TODOS Y MUCHAS GRACIAS.

viernes, 9 de noviembre de 2007

UN PEQUEÑO DIVERTIMENTO

En esta ocasión me acerco a este pequeño espacio para mostraos un video que me envió mi buen amigo David Rodríguez. Establece una hipótesis de cómo podría ser la Semana Santa de aquí a unos años. Os puedo asegurar que no tiene desperdicio...

Disfrutadlo

video