lunes, 26 de noviembre de 2007

POR QUÉ NO ERES UN POQUITO MÁS INDIFERENTE, COJONES?

Curioso título para un artículo. Pues sí. Así es. Y es que hoy me da la vena de dedicar este espacio a alguien que ha querido dar un aire nuevo a la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Motril, alguien que ya ha dejado su personal impronta en este mundillo cofrade tan retrotraído en algunas tradiciones sinsentido y en leyes no escritas que carecen de la más mínima coherencia.

Amigo Fermín, que malas son las malas lenguas...

Pero es que son lenguas biperinas cargadas de veneno venenoso, malintencionado e impuro, cargadas de sibilinas palabras que se esconden tras la piedra que lanzan antes de esconder la mano. Mano que sabe Dios lo que habrá hecho. A ver si en vez de piedra, un día se confunden de bolsillo y, en vez de lanzar una piedra, te lanzan un fajo de billetes que, por otro lado, pues tampoco estaría mal. Aunque, claro, quién osaría a coger ese sucio dinero proveniente de imnomiosas operaciones truculentas procedentes de engaños astutamente planeados y de robobos de jojoyas a lo Martes y Trece...

Está claro que sólo hablan aquellos que deben guardar lengua en paladar propio, y utilizar el pensamiento reflexivo para sí mismo y no para los demás... Cierto es que, hasta el que escribe estas líneas se equivoca, y se equivoca a diario, pero tengo una gran ventaja sobre "Los Otros", y es que reconozco mis errores y pido perdón, y no parezco un zombie cofrade portando la insignia correspondiente y sacando cuello por encima de la corbata para que se me vea muy bien.

Fuiste elegido presidente de la Agrupación hace ya unos meses. Y, desde el principio, dejaste muy claro que el importante cargo no te iba a cambiar, ni te ibas a dejar embaucar ni seducir por las "cosicas" de determinados cofrades motrileños. Y, afortunadamente, así ha sido. Has seguido siendo tú mismo, para bien y para mal. Quizá te estés equivocando, es posible, pero quizá no... De todos modos, creo que deberían dejarte o, mejor dicho, tienes el derecho a poseer tu propio espacio para poder equivocarte, para errar, para ser tú mismo y, transcurrido ese tiempo, poder opinar en función de lo vivido.

Pero no. Es mucho más fácil decir por decir, hablar por hablar, criticar por criticar...

Por tanto, y para concluir, siempre he defendido la libertad de la que cada cual tiene derecho a disfrutar. Con lo cual, dejemos que cada uno sea como quiera, se exprese como le apetezca, vista como mejor se sienta, y preocupémonos de ser un poquito mejores nosotros mismo y abandonemos la idea de intentar arreglar el mundo queriendo cambiar a los demás para que se parezcan a nosotros. En lo diferente estriba lo especial, en lo distinto está lo original. Si todos fuésemos como Hugo Chavez, por ejemplo, pues vaya aburrimiento, no creéis? Siempre tiene que haber alguien que suelte de vez en cuando un "por qué no te callas?".

3 comentarios:

SinMarcar dijo...

Como decía Mònica Vinaixa (Profesora de Derecho Internacional) "TU LIBERTAD TERMINA DONDE EMPIEZA LA MIA"

Gerardo Martín R. dijo...

No.
Si libertad, haberla, la hay.
El conflicto surge cuando se ofrecen para intentar estar, o si no, cuando pretende alienar voluntades para dejar su impronta caduca.

Pachi dijo...

Porque de otro modo, no sería Fermín.