viernes, 16 de enero de 2009

AHÍ QUEÓ

El otro día conocimos la noticia por la cuál sabíamos que el nuevo pregonero que dará el oficial de este año es D. José Antonio Santiago Martín.

Y también supimos que, por causa de fechas ya ocupadas en el Teatro Calderón, dicho pregón será recitado el próximo sábado 14 de febrero.
Por un lado, me siento enormemente orgulloso de que dicho privilegio haya caído en mi compañero de programa. Pero por otro, considero muy precipitada la fecha y, por consiguiente, el tiempo del que el pregonero dispone para realizar su composición literaria. Porque sí, es una composición literaria que nace de los recursos que nuestra lengua nos ofrece para escribir de una forma estilosa y distinta a como habitualmente lo hacemos. Y el que tenga oidos que oiga, y el que no los tenga, que se deje llevar por la sinfonía de palabras engarzadas con sutileza y gracia para formar un todo armonioso y artístico que entronca directamente con el profundo ser de cada persona que se deja llevar por las emociones hechas palabras que van calando una a una en el corazón de los que lo escuchan. No es una cuestión de ser más o menos densos, es cuestión de entrenar el oído para saber dejarse atrapar por el verbo poético que te enjuga cual perfume, para dejar un fino regusto posterior que, como los buenos vinos, tiene una presencia duradera en nuestra memoria.
En cuanto al tiempo, me parece escaso. D: José Antonio ha aceptado el reto, y suponemos todos que será capaz de dar forma en este escaso periodo de días a algo que nos llegará adentro, profundo, con sentimiento y alma, y con el corazón partido en cada una de las cofradías e imágenes que pueblan nuestra Semana Santa. Él será capaz de dar al pueblo cofradiero y sensible de nuestro Motril, el empaque suficiente para realizar y fabricar un sueño poético con cánticos de sublime buen gusto y experiencia vivenciada a través de los años en los que el pregonero ha vivido y vive en el meollo de lo que se cuece en las Hermanades y Cofradías de nuestra ciudad. Y como no le falta cariño y delicadeza exquisita para con todo lo que hace, estoy absolutamente seguro de que lo que salga de su boca, va a ser un río de sones y de percepciones que van a regar nuestros sentidos de un modo que jamás nadie lo ha hecho antes, con la gracia que sólo el pregonero posee para dejar boquiabierta el alma a través de redobles de sinceridad y sólos de una corneta transformada en amor puro al prójimo demostrado día a día en sus quehaceres diarios.
Demuestra de lo que eres capaz, comparte con nosotros aquello que te hace grande y especial, aquello que sale de tí hacia afuera y llena de sonrisas y lágrimas nuestras sensaciones y nuestras vidas. Haz que, cuando estemos viviendo nuestra Semana Santa, recordemos, al paso de un paso, o de una Hermandad, tus hermosas palabras que se engarcen y se enlacen con nuestras visiones, para saborear con mucha más intensidad los días santos que llegarán enseguida, a la vuelta de calendario.
Así que tras todo esto, únicamente me queda decir, pregonero, tuya es la palabra...

2 comentarios:

Varadepalio dijo...

Bueno en cuanto a la elección del pregonero estoy totalmente deacuerdo que sea Jose, pero la fecha es puñetera ya que me coincide con una boda jejejejejeje pero bueno menos mal que es en motril y por supuesto que me acercaré al teatro Calderón a escuchar ese pregón, aunque apareceré vestia como pa una boda jajajajajajaja

Luigi dijo...

Feliz designacion, porque en Jose se reunen sentimiento cofrade, motrileñismo y buena pluma. como tu dices: ahi quedará. Un abrazo niño.