jueves, 5 de febrero de 2009

EL NÚMERO 14

Recuerdo cierta película protagonizada por Jim Carrey, donde el número 23 se convertía en el centro de atención de su existencia de un modo agobiante.
Pues de igual modo quiero analizar el número 14, que creo que es fatídico en este año 2009.
El 14 de febrero es la fecha escogida para el pregón oficial. Es, curiósamente, día de San Valentín, el día de los enamorados. El hecho es que nunca, que yo recuerde, se había celebrado un pregón oficial en un día de los enamorados. Esto cómo debería ser. ¿Voy al pregón, después recojo a mi pareja y la llevo de cena a ese restaurante donde tengo la mesa reservada desde hace unos días para darle una sorpresa? ¿O bien, me llevo a la pareja al pregón, aprovecho mientras que empieza y no empieza para decirle cuánto la quiero entre marchas de Semana Santa que nos recuerdan el sufrimiento de un Hombre, y después nos vamos a ese restaurante del cuál reservé mesa hace unos días con un sabor entre semanasantero y enamoradizo? ¿O bien vamos juntos al pregón y, después, nos agregamos a la cena con el pregonero, puesto que es el responsable de que, al alargarse tanto con el pregón, hayamos perdido la reserva de la mesa que tenemos reservada en ese restaurante que tanto nos gusta desde hace unos días? Parece una broma, pero no lo es tanto.
Después viene el 14 de marzo. Ese bonito día en el que, oh sorpresa, vuelven a coincidir dos pregones en nuestra ciudad. Jo, ni que fuésemos Sevilla, con una ingente cantidad de Cofradías que no les queda otra que solaparse en actos. Pues nada, este año, otra vez. Dos pregones coincidentes, Huerto y Victoria por un lado, y Misericordia por otro. Y dos pregoneros con muchas ganas por sendas partes, D. José Antonio Santiago y mi querido Luigi. A ver, ¿qué hacemos? Aún no podemos clonarnos, ni desdoblarnos, ni teletransportarnos. Es verdaderamente fastidioso ver cómo, una vez más, me voy a quedar con las ganas de poder escuchar en vivo y en directo un pregón de los buenos, en condiciones, con amor y cariño, con arte y filigrana. Pero así son las cosas en este Motril, así son las cosas, y van a seguir siendo por lo siglos de los siglos... o no, si alguien lo remedia...

2 comentarios:

Luigi dijo...

La palabra es coordinacióny para eso es necesaria la concienciación de unidad. Total la misma canción que hace 25 años. Tanto llover pa qué? Un abrazo hermano

Varadepalio dijo...

Bueno el dia 14 tiene memoles y pa colmo yo voy de boda jejejejeje y después al pregón jejejejejejeje, no me creo que no hubiera otra fecha, ni otro sitio, pero bueno las cosas vienen asi y punto, que te voy a contar....