martes, 23 de febrero de 2010

ANECDÓTICA SORPRESA

El otro día, buscando unos datos por internet, tuve que introducir mi nombre y apellidos en el google. Aparte de multiplicarse las entradas encontradas, principalmente por llamarme igual que el padre de nuestra princesa, pues encontré una entrada muy curiosa. En una muro de facebook, de devotos de María, que, por su forma de expresarse, creo que es de Sudamérica, me encuentro con la reproducción de un fragmento de uno de mis pregones y, poco antes, un enlace a este blog para la lectura del mismo, aparte de algún que otro alago. Pues a quien corresponda, muchas gracias...

Esto, hace unos años, sin la existencia de internet, hubiera sido absulutamente impensable.

Os dejo el enlace de este muro, por si os pica la curiosidad. Fijaos en el penúltimo y antepenúltimo comentarios. Es sorprendente.


http://ta-in.facebook.com/wall.php?id=16300307386&page=8&hash=b5bc0f67379f0738e093764de041245b

4 comentarios:

Luigi dijo...

Niño te vas a hacer famoso jeje, un abrazo

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Esto de Internet, para lo bueno y para lo malo, es sorprendente. ¿De qué pregón hablas? Es que pincho en el enlace y me deja compuesto y sin... Y sin ná.

quinta columna dijo...

Hace referencia al Pregón de Misericordia...

J. Carlos Medina dijo...

Pues si, internet es, como diría aquel, un mal necesario. Tanto es así que yo me entero de las decisiones de mi junta de gobierno por internet.