lunes, 15 de octubre de 2007

UN CALVO AL PREMIO PLANETA


Anoche nos acostábamos con la lista de los finalistas del prestigiosísimo Premio Planeta de Literatura, el más importante de los que una empresa editorial concede en el mundo. Hasta aquí todo bien. Sin problemas. Que si Antonio Gómez Rufo, que si Juan José Millás, Javier Marías y otros escritores que han realizado creaciones de corte histórico y que optan a llevarse el preciado galardón. Pero, ¡oh sorpresa! que, de forma curiosa y surrealista, se ha colado en esta relación de privilegiados en nombre de alguien que no deja de resultar sorprendente: Boris Izaguirre.


El currículum de este peculiar personaje es conocido por todos: presentador y colaborador de televisión, estandarte de un movimiento gay con el que casi nadie se identifica, bandera plumífera de aventureros promiscuos a la búsqueda de símbolos fálicos vivos en los cuartos oscuros de la vida, recipiente de egocentrismo supraorgulloso de ser un divo, escritor de telenovelas de cuatro euros cuya acción transcurre más lentamente aún que un partido de Oliver y Benji y," last but not least", el culo más famoso de la televisión en España.


Pues este es Boris Izaguirre. Nada más y nada menos. Y este es finalista del premio planeta y, quien sabe, si al final ganador de este prestigioso galardón. A estas horas en las que escribo esta reflexión aún no se ha publicado el resultado final, aunque voy a esperar un poco y, en el próximo párrafo, sabremos quién es el elegido y realizaré la consecuente valoración.


Hace un minuto se ha fallado el Premio Planeta. Ha ganado Juan José Millás, y ha sido el finalista Boris.


En función de lo sucedido, solo realizar la siguiente reflexión. Dónde está la línea entre la provocación y elegancia. Dónde se encuentra ese punto medio de inflexión entre lo vulgar y lo culto. Porque parece ser que Boris Izaguirre se columpia entre los dos ámbitos con total ligereza y, quizá también, con total impunidad. Cómo es posible que hoy sea finalista del Planeta y hace una semana,en su glamoroso programa Channel 4, se "cagase en Dios" del modo más imbecil e irrespetuoso simplemente porque Bardem y Pe estuvieron cenando en el mismo restaurante donde él suele cenar y no se había enterado? Donde está el límite entre la bazofia pública y la introversión disimulada?


Es Boris Izaguirre un gran escritor?

Es Boriz Izaguirre un perfecto irreverente?

Es Boris Izaguirre un astuto creador del mejor marketing para fabricar best sellers?

Es Boris Izaguirre el culo más famoso de la televisión?

Puede un finalista del Premio Planeta "cagarse en Dios" por algo irrelevante a las 5 de la tarde, y en un medio de comunicación público?


Este sí es un artículo que dejo absolutamente abierto para que opinéis al respecto...

4 comentarios:

pedro dijo...

Todo es reflejo de la sociedad en la que vivimos.
Un pais donde lo que no sale en la tele es porque no existe, y asi, se acaba con el hambre, con las guerras, con la corrupcion, con el paro, con el tercer mundo...
En españa, los españoles (catalanes incluidos) siempre hemos preferido al bufón que nos hace reir que al maestro que nos enseña a ver la vida con nuestros propios ojos, por que la vida es dura, y asi, con la tele, vemos la vida con los ojos de otro que nos dice lo que tenemos que ver, lo que tenemos que comprar, y como tenemos que comportarnos, y asi, programa a programa y anuncio tras anuncio, un bufon llega a estar cerca de un premio planeta o una reportera novata llega a Princesa de Asturias...
Afortunadamente, siempre podemos cambiar de canal.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Boris es infinitimente mejor actor que novelista, de eso dan fe quienes en sus años mozos madrileños, cuando no era más que un recién llegado venezolano, guionista de la cutre "Telenovelita El Súper", lo conocieron. O sea, que lleva años vendiéndonos una imagen más allá del gay progre y transgresor que le ha dado fabulosos réditos televisivos.

Pero la tristeza es que el mejor pagado Premio Literario del mundo, tenga por finalista a un escritor que en estas lides, presenta tan escueto currículo.

Siempre he oido que los finalistas, superaban en méritos literarios a los premiados, escogidos como mera operación de marketing y venta de libros. Se rompió el rumor...

Ahora, a leer todo un "planeta de despropósitos"...

miguelon dijo...

Me sorprende y por momentos me inquieta que nos echemos las manos a la cabeza porque un señor se cague en Dios en tv a las 5 de la tarde a la vez que aceptamos con absoluta naturalidad el paso de impresentables como Stallone por El Hormiguero defendiendo su John Rambo,saga que es una eterna apología de la violencia como método para resolver conflictos.Me temo que nos estamos asustando últimamente mas de las palabras que de las armas y la violencia a las que cada vez vemos con mas naturalidad.Por otro lado a las 5 de la tarde hay muchas cámaras persiguiendo a gente por las calles para robarles su intimidad y servírnosla en bandeja de plata en programas de vísceras rosas,¿es acaso esto moralmente comparable con el daño de un me cago en Dios?.No seré yo quién defienda a quién insulta,pero pongamos un poco las cosas en su sitio.En cuanto al libro,el cual no me he leído,una reflexión,¿no es un prejuicio dar por sentado que una obra es mala porque no me gusta el escritor?,¿hasta qué punto debemos llevar el censurar una obra porque no nos gusta su autor?,media historia está llena de malas personas que eran extraordinarios artistas,¿debemos renunciar a su obra?.Desde el respeto,saludos y abrazos.Miguelón

miguelon dijo...

Me sorprende y por momentos me inquieta que nos echemos las manos a la cabeza porque un señor se cague en Dios en tv a las 5 de la tarde a la vez que aceptamos con absoluta naturalidad el paso de impresentables como Stallone por El Hormiguero defendiendo su John Rambo,saga que es una eterna apología de la violencia como método para resolver conflictos.Me temo que nos estamos asustando últimamente mas de las palabras que de las armas y la violencia a las que cada vez vemos con mas naturalidad.Por otro lado a las 5 de la tarde hay muchas cámaras persiguiendo a gente por las calles para robarles su intimidad y servírnosla en bandeja de plata en programas de vísceras rosas,¿es acaso esto moralmente comparable con el daño de un me cago en Dios?.No seré yo quién defienda a quién insulta,pero pongamos un poco las cosas en su sitio.En cuanto al libro,el cual no me he leído,una reflexión,¿no es un prejuicio dar por sentado que una obra es mala porque no me gusta el escritor?,¿hasta qué punto debemos llevar el censurar una obra porque no nos gusta su autor?,media historia está llena de malas personas que eran extraordinarios artistas,¿debemos renunciar a su obra?.Desde el respeto,saludos y abrazos.Miguelón