viernes, 13 de marzo de 2009

Y AL TERCER DÍA...

...y al tercer día resucitó. Es el comienzo tras el fin. Es el verdadero núcleo de nuestra vida cristianay cofrade. Es el culmen de una Semana Santa completa y llena de emoción que desemboca en la verdadera razón por la que celebramos esta Semana Grande. Pue el Domingo de Resurrección, Jesús saldrá de su tumba en todas partes, pero en Motril Jesús no va a resucitar. No va a visitar nuestras calles para sembrar de gozo cada rincón de nuestro Motril. No va a caminar por nuestros angostos senderos para expandir su gracia a cada recobeco de nuestra ciudad.
Y no es que el Hijo Amado nos haya abandonado a la mano de Dios, nunca mejor dicho, sino que e la mano del hombre la culpable de este desbarajuste. A causa de malas gestiones acompañadas de una pésima situación económica, ha llevadoa la hermandad a claudicar este año ante la delicadísima situación en la que se encuentran.
Ojalá este acontecimiento sirva para que vuelvan a coger impulso para reiniciar una nueva andanza, para resurgir de las cenizas, para resucitar de nuevo con fuerzas renovadas...
Se estaba barruntando desde hace ya algún tiempo. Se adivinaba ya desde lejos que el Domingo de Resurrección ib a quedar huérfano este año. Las imágenes quedarán expuestas a culto público para aquellos que nos sintamos con la necesidad de acompañarlas y orar junto a ellas. Espero y deseo que el templo de la Encarnación sea un constante bullicio de gente que entren y salgan, y que arropen a los hermanos de la Cofradía y, sobre todo, a sus imágenes. Desearía que aquello se llenase y fuese una explosión de júbilo y alegría ante la noticia más importante para la humanidad cristiana.
Resulta paradójico, pero sólo el ser humano es el único que puede hacer (metafóricamente) que la resurrección no se produzca. En este caso así ha sido. Nuestra ciudad costera va a quedar menos radiante que de costumbre el próximo día 12 de abril, a causa de una terrible nube en forma de error humano que va a cubrir el sol de la vida resucitada.
Editorial del 13 de Marzo de 2009 para el programa "A Golpe de Llamador" de Onda Cero.

1 comentario:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Hermano, estoy contigo en esos deseos que expresas, pero te advierto que no sólo ese día hay que acompañar a los Titulares... ¿Dónde están los hermanos el resto del año? ¿Por qué no le hacen ni un triste culto? ¿Por qué no tienen misas de hermandad, charlas de formación, actividades públicas? NO y NO. Ni en la labor de culto, ni en la labor de caridad, ni en la labor de apostolado han sido Hermandad nunca. No nos rasguemos ahora las vestiduras. Nunca ha dado el más mínimo signo de ser una Cofradía, no digo que con muchos hermanos... ¡Con alguno al menos! Ahora no nos podemos poner tristes porque no haya procesión. Cuando no existe la más mínima vida de hermandad a lo largo del año, (ni del año ni de ninguno de los que han pasado desde la fundación) esto se veía venir. A mí no me apena que no haya procesión el último día de la Semana Santa en Motril, me apena que no haya Cofradía del Resucitado ni la haya habido nunca. Me apena que tantos hermanos hayan tenido que irse de allí y buscar refugio en otras hermandades ante la impasividad de la Iglesia. Me apena que algo tan serio como una Cofradía pueda estar en manos de una única familia. No, no me pongo triste por esto, porque como soy cofrade, me duelen las Cofradías, no los cortijos o los cotos privados. ¿Queremos Resurrección en Motril? Pues encargamos una nueva Imagen, y que la procesione la feligresía, la Vicaría, la Agrupación o lo que queramos... Pero que tras la muerte anunciada y prevista de este ente que ha sido de todo menos hermandad, nos echemos la mano a la cabeza, pues no. Y mucho menos que los acompañemos ese día... ¿A quién, a los que no se preocupan el resto del año por celebrar un mísero Triduo a sus Imágenes, a colaborar en proyectos de caridad o participar de lo mínimo exigible como hermandad? Claro, ahora... Y el resto del año y todos los años anteriores, rièndose de los cofrades y jugando a los "pasicos". Como decía el cómico: "No hijo no".